San Banesto

Bueno, quizás me excedí en el título. Poner el calificativo de “santo” a un banco es incompatible, lo reconozco. El caso es que hace unos meses culminé una “portabilidad” de hipoteca de una entidad bancaria (prefiero no decir su nombre) a Banesto.

La decisión de cambiarme a Banesto fue tomada exclusivamente en base a las condiciones que me ofrecía, muy beneficiosas debido a un acuerdo profesional con el colectivo al que pertenezco. El caso es que, entre la cantidad ingente de vinculaciones que me pedían para beneficiarme de esas condiciones, la vinculación de la nómina era prioritaria… pero ¡Oh sorpresa! A cambio de domiciliar mi nómina también podía acogerme a alguna de las promociones comerciales vigentes por las que el banco te obsequiaba con un TV Sony Bravia, una tarjeta con un saldo de 900 euros o … ¡¡¡ UN IMAC…!!!

¡¡¡UN IMAC!!! No me lo podía creer, pero me lo confirmaron en la oficina. Por supuesto era el modelo más básico que existía en el momento (Junio de 2010) con procesador Core 2 Duo y 500 Gb. Sopesé detenidamente la oferta, ya que, a pesar de lo atractivo de la maquinita, tenía su letra pequeña, en la cual quedaba reflejado en negro sobre blanco que, el banco te tendría cogido por las gónadas sexuales masculinas durante un período de permanencia comprometido de 40 meses. Tiempo este durante el cual deberías mantener tu nómina domiciliada con las respectivas tarjetas, seguros, y un largo etc. Como digo, saqué mi hoja de cálculo y desgrané al milímetro la oferta. La conclusión era obvia, … la banca nunca pierde!!!

No obstante, puesto que todos los productos que me exigían contratar para otorgarme la hipoteca, coincidían con los que me exigían para obtener el iMac acepté la oferta. Sin embargo, ante la inminente actualización que se preveía de la serie iMac por aquella época, decidí esperar unos meses para intentar provocar que se agotará el modelo Core 2 Duo, con la esperanza de obtener un modelo más actual con Core “i”. Llegué a esta conclusión tras leer detenidamente las condiciones del contrato, en las que se especificaba que, en caso de agotar existencias, Banesto proveería un iMac de la gama con mayor parecido a la promocionada.

A finales de Junio, después de un largo periplo de peleas y disputas entre las entidades financieras implicadas culminé toda la operación y pasé a ser cliente de Banesto. Pero, en lo referente a la promoción del iMac, me hice el despistado y no la reclamé. A la vuelta de vacaciones veraniegas, una vez que Apple actualizó su gama iMac con los procesadores i3, i5 e i7 retomé el tema. Reclamé la promoción y a los 6 días contactaron conmigo directamente de Apple. La semana que transcurrió hasta la llegada de la maquinita se me hizo bastante larga, … no podía evitarlo … ¿me habría salido bien la jugada o tendría un obsoleto Core 2 Duo? … Fue el umboxing más emocionante de todos los que he hecho … inicié el iMac, configuré las cuentas … y … Escritorio/manzana/Acerca de este Mac/Procesador … … … ¡¡¡CORE I3!!! ¡¡¡QUÉ PELOTAZO!!!

Bueno, vale, a lo mejor soy un exagerado. Era la gama más baja de los iMac, pero supera con creces mi viejo iMac Core 2 Duo de 320 Gb, … y sobre todo, puedo asumir que no me ha costado nada, teniendo en cuenta que no tenía más narices que domiciliar mi nómina, recibos, tarjetas y seguros con Banesto al haber cambiado ya la hipoteca. Es decir, un iMac a coste 0. Prefiero ver la botella medio llena …

Actualmente Banesto promociona, en las mismas condiciones más o menos, una campaña por la que te obsequian un iPad 3G de 16 Gb al domiciliar la nómina. También puede obtenerse por contratar un plan de pensiones, o por solicitar un préstamo personal o por realizar un depósito a plazo fijo. La promoción es válida hasta el 31 de Marzo de 2011. Teniendo en cuenta que se avecina una actualización de la gama iPad inminente no sé si podré resistirme. Claro que repetir la jugada sería mucha “potra” ya ¿no creéis?

Si no quieres contratar ningún producto te ofrece la posibilidad de comprad el mismo iPad financiándolo sin intereses siempre y cuando utilices para su compra una tarjeta de Banesto. Además, la compra se la realizas directamente a Banesto promociones, no se hace en ninguna tienda física.

Obviamente este tipo de promociones sólo son rentables en determinadas condiciones. El banco no da nada gratis, y si lo da luego se desquitará crucificándote a comisiones. Pero, si ya eres cliente o lo vas a ser, ya tienes contratados los productos y además, gracias a un convenio con tu colegio profesional, no pagas comisiones al banco, parece que la oferta se hace mucho más atractiva.

El plan ya está trazado, hay que convencer a mi mujer a toda costa para que domicilie su nómina en San Banesto … JE JE JE

NOTA: Que nadie pretenda ver en esta entrada ningún tipo de publicidad gratuita en beneficio de la entidad bancaria. Quede claro que no es esa mi intención. Quede claro que la banca nunca pierde.

Publicado en Actualidad.

2 Comentarios

  1. La verdad es que las promociones de Banesto están muy bien, para aprovecharte tienes que ser activo, ver todas las oportunidades, además del regalo, por ejemplo con la tarjeta diez en una, sacas un buen dinerito en los descuentos, se acabó las vajillas y regalos chorras de otros bancos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *